Diciembre 9th, 2017 by admin
No sabía como empezar a contaros como afronté la preparación al parto durante las últimas semanas de gestación sin mencionar antes el miedo que me daba dar a luz. Mi primera experiencia fue bastante traumática, tras 22 horas de parto inducido que acabó en instrumental con ventosa y una decena de puntos que me tuvieron casi 3 semanas en guardia con muchísimas molestias. Esta vez mi única obsesión era evitar a toda costa que ocurriera lo mismo. Casi a término del embarazo, en la semana 37, me dieron la baja en el trabajo, por lo que desde ese momento aproveché para centrarme un poco más en ese temido momento del parto e intentar prepararme a contrarreloj, por supuesto después de haber estado los últimos 5 meses haciendo pilates y tratando de mantenerme ágil. Todas las ecos fueron bien desde el principio, no tuve alto el azúcar y las pruebas mensuales mostraban un embarazo sano y sin incidencias, pero me preocupaba mucho el peso del bebé pues, al igual que su hermana, este niño venía grandecito. Ya os había comentado en este post cómo había prevenido las estrías y las manchas durante el embarazo, pero realmente fue en las últimas semanas cuando tomé conciencia de que el gran momento llegaba y tenía que ponerme a ello! 
Al haberse retrasado mi primera hija, puse todos mis empeños en llevar a cabo esos remedios naturales que te aconsejan para adelantar el parto… Desde lo más básico que resulta caminar un hora seguida al día, hasta hartarme de picante en cualquier mexicano que encontraba a mano :-). Una vez estando de baja, subimos a Santander para dar a luz allí, de manera que me resultaba mucho mas fácil caminar un poco a diario y ser más consciente de los cambios que experimentaba la barriga y la pelvis cada día… Cuando bajas un poco el ritmo, eres más consciente de lo que realmente pasa en tu cuerpo, así que descansar unas semanas antes del parto junto a mi familia me permitió dedicar un tiempo concreto cada mañana para ver qué síntomas experimentaba mi cuerpo, que ya estaba bastante tocado en los últimos días que acudí a la oficina. Los dolores de pelvis empezaron a ser realmente horribles a partir de la semana 37, y me daban en cualquier lugar, tanto en casa como paseando por la calle o haciendo alguna de las pruebas, visitas al ginecólogo o gestiones que hay que dejar listas antes de dar a luz. Por otro lado, dormía bastante mal, me levantaba al baño un par de veces durante la noche, y cambiarme de lado suponía mover un tanque que me destrozaba la espalda poco a poco. Las clases de pilates me habían venido bien para mantenerme ágil, pero los cursos de preparación al parto, que no pude comenzar hasta llegar a Santander, me resultaron igual de poco útiles y “flojos” que los que hice la primera vez. 
Fue en este momento en el que empecé a buscar algún sitio donde acudir a unas clases un poco más enfocadas a las embarazadas, donde pudieran darme ejercicios dirigidos a mi estado, trataran mis dolores específicos de una forma más personalizada y pudiera hacer alguna sesión de fisio en suelo pélvico, que era una de las cosas que siempre quise hacer en las últimas semanas. La pelvis era una de las zonas que más estaba sufriendo en este segundo embarazo y quería dedicarle tiempo, tanto para cuidarla y evitar dolores, como para prepararla para el parto, evitar o mitigar daños de la episotomía y prevenir los problemas posteriores de incontinencia, mejorar el tono muscular y hacer más llevadera la recuperación postparto. Gracias a Elena de Health & Sport recuperé bastante la confianza y se quitaron un poco mis miedos…. Estuve desde la semana 38 acudiendo por la mañana a alguna clase para mover un poco el esqueleto, fortalecer y preparar lo que realmente necesitas tener bien durante el momento del parto y tomé varias sesiones de fisio que ayudaron a mi espalda, mi suelo pélvico y el periné a estar listos para el parto. Lo cierto es que mejoraron mucho la calidad del sueño y consiguieron que me pusiera un poco en serio con los ejercicios de dilatación, la fitball o pelota de pilates, los ejercicios de Kegel e incluso pude caminar algo mejor, lo que me permitió preparar la habitación del bebé, mi maleta del hospital, acudir a las últimas pruebas y todas las tareas del final con más seguridad y menos miedos al momento de dar a luz. 
Respecto a la alimentación, no me he cuidado demasiado ni durante ni al final del embarazo… Gané unos 18 kilos en total, exactamente igual que en el primero, y nunca me preocupó en exceso la ganancia de peso, supongo que porque la vez anterior no me costó demasiado perderlo… aunque nunca se sabe como serán los segundos! Como esto no es un post de recomendaciones sino de vivencias, no me siento en la posición de dar consejos a nadie, de manera que seré sincera. Comía panettone de chocolate como si no hubiera mañana y también me dio por la piña natural, por eso de que dicen que ayuda a ablandar el útero. Me hacía una infusión al día de frambuesa, famosa por hacer que las contracciones sean más eficaces y por ser activadora natural del parto. Tomaba algo de hierro de vez en cuando y, eso sí, mucha-mucha fibra. Mi obsesión por llegar al hospital bien limpita y descongestionada por dentro para darle mayor espacio al bebé, sumado a los problemas para ir al baño que en ocasiones se tiene tras un parto con muchos puntos, me llevó a comer fruta y fibra de una forma más consciente. 

Comencé con monitores en la semana 38, en el Hospital Marqués de Valdecilla, donde había dado a luz la primera vez y donde también iba a acudir en esta ocasión. He de decir que tanto el Jefe de Ginecología, el Dr. Juanma Odriozola, como su equipo de matronas, fueron en todo momento amables, cálidos y súper profesionales, así que la larga espera de llegar a la semana 41 se hizo algo menos dura cada vez que tenía consulta. Un día me desmoroné allí mismo, en plena visita al ginecólogo, rodeada de matronas, cansada de esperar a que llegara el día de nacimiento del bebé, ganando peso los dos, con todos los dolores que arrastraba al caminar y la impaciencia de una madre embarazada por segunda vez que además estaba muerta de miedo… Consiguieron que me sintiera agradecida por tener un bebé sano, por ser una mujer joven sin problemas de gestación, por dar un bienestar fetal idóneo para mi hijo, que no parecía querer salir por ser perfecto para él… En esos momentos tan delicados y con las hormonas a tope, la frase perfecta puede cambiarte el día… Además, gracias a que la segunda semana en Santander llegó mi hija de Madrid para estar conmigo, cualquier momento triste o de desesperación podía convertirse en algo divertido. Sin ella, la espera habría sido bastante más difícil… Creo, si se puede, que ahora la quiero un poquito más. Toda esta energía y vitalidad, se multiplicaron cuando llegó Another Man justo una semana antes de dar a luz…lo que hizo que el círculo se cerrara y ya estuviéramos los tres juntos para recibir al nuevo miembro de la familia.

Después de la semana 40, los médicos decidieron programar una inducción al parto para la semana 41. Lo cierto es que tener una fecha marcada hizo que me relajara un poco más y tuviera un punto concreto al que mirar. Una persona como yo, a la que le gusta tener las cosas más o menos controladas, le tranquilizaba saber que ese día era la meta de una carrera que llegaba a su fin, y que no habría sorpresas en el camino. Pero claro…. una no contaba con ciertos imprevistos! Dos días antes de la inducción programada, me levanté con algunas molestias algo diferentes a las de días anteriores. Después de hablar con un par de amigas, me convencieron para ir de urgencias al hospital, donde me informaron de que tenía parte del cuello del útero borrado y 2cm de dilatación, pero ninguna contracción, de forma que la dinámica era bastante lenta y no tenía ninguna pinta de ponerme de parto. Me mandaron a casa, pero antes la ginecóloga me hizo la “Maniobra de Hamilton” y me dijo que era probable que de aquí a dos días me pusiera de parto de forma natural, así que quizás no tendrían que provocármelo de nuevo… Lo que yo no esperaba es que, tan sólo una hora después de abandonar la consulta, a las 3.30 de la tarde, tenía contracciones dolorosas cada 4-6 minutos y me estaba retorciendo en el sofá de casa. Nunca imaginé que esa maniobra fuera taaaaaan efectiva, al menos basándome en la reacción de mi cuerpo, que fue súper rápida y ya estaba activamente mirando al parto. 

Al llegar al hospital volando, me ingresaron de urgencia… yo veía literalmente las estrellas y cuando me quise dar cuenta, tenía el camisón del hospital puesto y preguntaba como una loca por el anestesista…. Rogaba a Paco que se diera prisa, que me pusiera ya la epidural y recuerdo que apretaba las manos de la matrona con tanta fuerza que la pedía perdón cada 2 minutos a la vez que tenía a otra de ellas abanicándome y una tercera intentando cogerme el pelo en una coleta… No doy más detalles, pero eso parecía una película de terror con toques de Almodóvar…. Sobre todo cuando Paco (jamás olvidaré su nombre, fue la despedida más amarga de toda mi vida) se fue de la sala sin poder ponerme la epidural, pues ya tenía una dinámica de contracciones tan seguidas que venían cada 30 segundos… era imposible ponérmela por no poder permanecer quieta y era tarde para que hiciera efecto… Me había puesto de parto y estaba a punto de llegar el bebé sin EPIDURAL….!!!! Aún no me lo creo… ahora pienso que las mujeres somos aún más fuertes de lo que siempre pensé, y creo que me conozco un poco mejor. A veces el cuerpo te lleva a límites que ni sospechas que puedes alcanzar… y por mucho que creas tener algo controlado o programado, en esta vida siempre hay situaciones inesperadas que te cambian la perspectiva de todo. 

Lo siguiente que recuerdo es tener a mi hijo entre mis brazos… todo estaba bien, él perfectamente sano (a pesar de que luego nos diagnosticó el pediatra que le habían roto la clavícula durante el parto, algo que no debe ser muy grave y suelda solo en pocas semanas…), estaba súper despierto y era igualito que su padre, que me miraba emocionado y me llamaba campeona. En ese momento, y cuando entraron varios médicos a felicitarnos, me di cuenta de que, para un equipo de ginecología, asistir un parto sin epidural debe ser una gozada, pues gran parte del trabajo lo hace la madre y todo resulta mucho más corto y menos traumático para el bebé (no para la mami, aún en estado de shock!). Después de toda la adrenalina que descargué y la hora y media que mi cuerpo estuvo temblando del subidón, pude disfrutar de mi bebé y escuchar todo lo que me rodeaba. Por lo visto, la frase que más me repetían es que la recuperación iba a ser mejor… y debo reconocer que una de las ventajas de parir sin epidural es efectivamente esa, la buena y rápida recuperación postparto, el mayor de mis miedos. 

Sobre la recuperación post parto, poco os puedo decir porque apenas te dejan hacer nada hasta pasada la cuarentena, y lo cierto es que yo tampoco soy de las que ansían hacer deporte como parte de su día a día. Lo que sí puedo contaros es cómo estoy llevando la recuperación y los cuidados tras dar a luz. Gracias a que el parto fue tan ràpido (a las 4.30pm ingresé y el bebé nació a las 6.15pm), las secuelas fueron sustancialmente menores. Finalmente, y tras “negociar” con la ginecóloga, me hicieron una episotomía de 3 puntos, pues el peque pesaba 3,750 kg y había que sacarle de alguna manera. A los 5 días tras el parto, dos de los ellos ya se habían caído y ahora, que han pasado 10, ya no queda ninguno y parece que ha cicatrizado todo favorablemente. Camino perfectamente desde el principio y me siento bien, con fuerzas y con la energía que tanto deseaba! He llevado las curas con horarios bastante pautados, cuatro veces al día, usando Epixel y compresas de algodón. He seguido tomando fibra como una descosida, no uso faja de ningún tipo para hacer que mi diástasis no se acentúe demasiado y trabaje mi propio cuerpo, sigo usando las cremas que os mencionaba en el post del primer párrafo y meto tripa siempre que me acuerdo… Mi cuerpo no es el mismo de antes, eso lo sé y también sé que son las “heridas de guerra” de la maternidad…. Preciosas consecuencias de ser madre y que han cambiado mi cuerpo para siempre, aunque con hipopresivos y algunos buenos hábitos intentaré suavizar… En cuanto me ponga con ello, os iré contando. De momento, disfrutaré de mi hijo, el nuevo rey de la casa que nos tiene locos a todos!

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , ,

Diciembre 4th, 2017 by admin
Hace un par de días fuimos a dar el primer paseo con el gordo, así que abrí el armario y me di de bruces con la realidad de tener o ropa de premamá, o mi ropa de antes de quedarme embarazada… Benditos boyfriend jeans que siempre nos sacan de un apuro en cualquier situación! Recuerdo que fueron también unos boyfriend lo primero que llevé tras mi primer embarazo, así que en esta ocasión no podía ser distinto. Tengo que reconocer que estoy deseando hacer un par de post relacionados con todo lo que hice para prepararme para el parto desde semanas antes, y contaros como fue el día que di a luz… Nunca imaginé que pasara lo que sucedió ni como dio un giro tras haberme programado la inducción! Prometo animarme pronto, ya que estoy en proceso de recuperación y me gustaría contaros todo pasados los primeros días, que es cuando estás en plena “reconstitución”! Por cierto, para las que queráis cualquier cosita de una de mis webs favoritas de bebé Fundas BCN, os dejo un código del 15% descuento (ROSE&FUN) por ser seguidoras del blog! 
Parka: Maje
Jeans: Tommy
Shoes: Valentino
Purse: Balenciaga
Top: Amitié

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: ,

Noviembre 27th, 2017 by admin
Buenos días!! Este post lo he escrito estando aún embarazada… pero con la esperanza e ilusión de una futura mamá que pronto podrá conocer a su pequeño, pues por prescripción médica me provocarán el parto dentro de 3 días…(a no ser que me ponga yo antes de forma natural, que nunca se sabe!) Superar la semana 41 es duro… ya de por sí el embarazo se hace eterno como para alargarlo dos o tres semanas más… pero, como le digo a mis amigas y todas las personas que se han preocupado por mí todos estos días, esto es lo que hay! El otro día me decía la matrona que tengo que estar feliz… llevo un niño sano dentro de mí, estoy como una pera, he tenido un buen embarazo y solo tengo motivos para estar contenta y no desesperar… Lo cierto es que tiene razón! En breve voy a tener en brazos el mejor regalo que puede hacerme la vida y solo tengo motivos para sonreir…! Si tardo un poco en postear, ya sabréis donde me encuentro, así que gracias de antemano por todos vuestros mensajes de cariño!! A ver qué tal va todo! 🙂 Deseando contaros!!
Jumper: Amitié
Leggings: Alía
Jewelry: Nomadist
Shoes: Pretty Ballerinas
Purse: Gucci

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: ,

Noviembre 22nd, 2017 by admin
En estas últimas semanas, me habéis preguntado algunas lectoras sobre alguno de los productos del bebé que llevaré al hospital y que seguiré utilizado durante sus primeros meses de vida. Debo decir que, en este segundo embarazo, he leído algo más sobre todo lo relacionado con el parto, la piel y, por supuesto, con los primeros cuidados del bebé. Al nacer, sus sensaciones táctiles y las caricias son mucho más importantes que cualquier otra señal visual o cualquier sonido, que interpretarán y entenderán mejor a medida que vayan creciendo. Además, al nacer casi en invierno, para mí era vital encontrar productos naturales que ayudaran a protegerle de la pérdida de calor a través de su piel, que ha estado tan calentita dentro de mí durante estos más de 9 meses. Gracias a una amiga farmacéutica, descubrí la caléndula, una planta regeneradora y calmante, especialmente buena para los bebés. Me regaló el set Bienvenido Bebé de Weleda con productos naturales para sus cuidados del cambio de pañal, para el baño y, en general, para su día a día. 
Una de las cosas más características de los bebés es su piel, que durante todo el día está recibiendo mensajes de atención y de amor, pero también sensaciones externas como el frío y el excesivo calor. Aún no se defienden de estos últimos, ni pueden regular la temperatura corporal, de ahí que tengamos que protegerles durante los primeros seis meses hasta que sean capaces de mantener la temperatura de su cuerpo por sí mismos. Cuando el bebé está feliz, se nota su piel cálida y con buen color… mientras que cuando presenta erupciones, puede ser debido a influencias externas que perjudican su bienestar. Ahora que están tan de moda los masajes en los bebés, tanto para evitar los cólicos como para proporcionarles el calor que necesitan nada más nacer, se ha descubierto que la caléndula envuelve al bebé en una capa protectora que le ayuda a mantener su temperatura corporal y proteger su piel. 
Os preguntaréis, “Qué tiene de diferente esta línea de todas las anteriores que he utilizado anteriormente?” Lo más importante es que está hecha de ingredientes 100% naturales, que no dejan ninguna película sobre la piel, permitiendo que respire, y no está testado en animales. (No es que sea vegana, pero las lectoras del blog conocen mi preocupación por el medio ambiente, la naturaleza y por los productos orgánicos). No contiene conservantes, ni parabenos, ni colorantes ni perfumes sintéticos, lo que hace que tu bebé huela a él y esté protegido sin vaselinas ni agentes sintéticos durante todo el día. Para mi, la seguridad de que esta línea de Weleda tiene ingredientes BIO que reducen las frecuentes irritaciones y alergias en bebés no tiene precio.
Una vez que nace el bebé (yo estoy deseando conocer al nuestro, que se está haciendo de rogar un poco), es inevitable cogerle, abrazarle suavemente, acariciarle… Este contacto, para ellos, es fundamental para su crecimiento y su desarrollo. El calor, el sonido de nuestra voz, los olores, la suavidad de nuestra piel… todo esto refuerza el vínculo entre madre e hijo. Es muy importante crear ese ambiente seguro que le hará sentirse protegido y bienvenido a este mundo. La hora del baño, el masaje, el momento de vestirle, al darle el pecho… en todos esos momentos nuestro vínculo crece y estoy deseando hacerlo de la forma más natural posible. 
Si os apetece probarlo- o regalarlo :-), podéis encontrar el set Bienvenido Bebé en parafarmacias, herbolarios, farmacias y en El corte Inglés. Yo no he podido resistirme y he empezado a usar el “baño de crema” y la cremita facial en los arañazos que trae del parque mi hija mayor, pues con sólo 3 añitos aún necesita cuidados especiales y lo cierto es que ya no me apetece utilizar geles sintéticos con perfumes ni parafinas. 

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , ,

Noviembre 19th, 2017 by admin
Cada vez, me va apeteciendo menos salir de noche, aunque sea sólo quedar a cenar y volver a casa después… Al final, cuando estás a término del embarazo, en esas quedadas con amigos se alarga la sobremesa, tiras de excesos gastronómicos y acabas durmiendo regu y descansando peor… al menos eso pienso yo! No he parado de viajar, trabajar y de hacer vida social en todos estos meses, pero ahora siento que el cuerpo pide descanso, prefiere hacer planes de día e ir sobre la marcha…. disfrutando más la noche para leer, ver pelis, meterme en la cama a las 12 e intentar dormir lo máximo posible! Este fue el look de una cena con amigos hace un par de días… valiente que aún aparezco con tacón, lo sé… pero es que las que somos coquetas no lo podemos remediar! Por eso también es mejor retirarse de los compromisos nocturnos, porque apenas me apetece vestirme para salir o maquillarme y es inevitable que la noche te lleve a quererte arreglar!
Top: Amitié
Jeans: Alía
Shoes: Kurt Geiger
Purse: Kimmy Choo
Coat: Easy Wear

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: ,

Noviembre 15th, 2017 by admin
Aún no sé como en la semana 39 se puede conseguir un look relativamente estiloso, pero resulta que este outfit me encanta! El toque de la bandana con el bolso en rojo sacan luz a cualquier estilismo, sobre todo en estos días grises en los que no sabes que ponerte… El tiempo está cambiando de nuevo y ya se anuncian las primeras nieves, una locura teniendo en cuenta que hace dos semanas seguíamos a 20 grados! Esto es un auténtico maratón de cambios de ropa que a estas alturas de embarazo me dejan llena de dudas frente al armario! Así que mientras esperamos estos últimos días al chiquitín, habrá que seguir inventando e intentar darle a la cabeza para caber en algún abrigo! Con esta panza, ya os adelanto que será muy complicado!
Skirt: Amitié
Purse: Gucci
Shirt: Naf Naf
Sneakers: New Balance

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , ,

Noviembre 10th, 2017 by admin
Estas fotos las sacamos hace una semana en Madrid, justo antes de venir a Santander a esperar la llegada del bebé. Parece que ha pasado más tiempo, pues estos días han sido realmente intensos… Monitores, papeleo, últimas compras, gine nuevo, clases de preparación al parto (he empezado en la semana 38, qué locura!). Dar a luz parece un auténtico maratón de gestiones, verdad? Te repiten que descanses pero por otro lado el médico te recomiendan andar mucho, sobre todo cuando tienes al bebé alto como yo y no tiene pinta de adelantarse… A mí se me hace algo complicado porque, no solo no me apetece nada ponerme a andar una hora sin rumbo, si no que además los calambres empiezan a hacer de las suyas cuando llevo diez minutos a paso firme… El otro día me vio un señor, se me quedó mirando y me dijo que parecía un astronauta! (visualizar esa imagen de uno llegando a la luna, dando pasos lentos con las piernas abiertas por el traje y como si estuviera llegando a alguna meta… Pues igual!). Me hizo tanta gracia que ahora, cuando alguien me mira con ojos dulces por la calle y me desea una “horita corta”, me acuerdo de esta imagen y me hace sentir bien! 
Leggings: Alía
Tee: Brownie
Purse: Phillip Lim
Boots: Alpe
Jewels: Nomadist

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , , ,

Noviembre 6th, 2017 by admin
Hace un par de fines de semana mis amigas se compincharon para organizarme una babyshower… Se hicieron cómplices de Another Man y me llevaron a tomar el brunch a Vailima, un salón de té ideal donde me esperaban todas rodeadas de globos y una decoración azul preciosa que no hizo otra cosa que emocionarme hasta romper a llorar… Recuerdo la sensación de mi primera babyshower, fue una de las sorpresas más especiales de mi vida, y aunque ahora fue increíble también, he de reconocer que algo me podía oler…. Estaban varios de mis chats un poco calladitos y normalmente Another Man no me lleva de brunch a las 11.30 (somos más de segundo turno y no madrugar :-), así que algo podía sospechar…. Pero lo que realmente me emocionó y no me esperaba nada era encontrarme con más de 20 amigas de diferentes grupos que se habían puesto de acuerdo desde Julio para demostrarme su cariño en la recta final del embarazo. Siempre digo que no hay nada que tenga más valor que la amistad, y en eso siento que soy rica y muy afortunada. Puede que con tanta emoción ya notara al salir de casa que iba a ser un día muy dulce y por eso me vestí en tonos pastel, pero ahora, pasados los días, solo se me ocurre daros las gracias a todas por estar siempre ahí!
Jeans & Top: Alía (El Corte Inglés)
Purse: Michael Kors
Sneakers: Gloria Ortiz
Shades: Rayban

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: ,

Noviembre 1st, 2017 by admin
Benditas botas de tacón ancho y largo perfecto que he rescatado del armario…. Después de las camperas marrones que os he enseñado en varios posts como éste, son las que más me pongo con diferencia. Ya estoy en la semana 37 y he comenzado con monitores. El corazón del gordo late con fuerza y se nota que quiere salir, está colocado y siento las presiones sobre la ingle cuando camino, así que va empujando poco a poco intentando descubrir lo que le espera fuera… Su hermana mayor nació en la 41+6, así que no cantaré victoria hasta que le vea aparecer… Feliz día de todos los Santos y mucho ánimo para aquellos que no lo disfrutan tanto. Siempre habrá un gran recuerdo para los que faltan, aunque a la vida vayan llegando otros… 
Top: Naf Naf
Leggings: Alía
Boots: Ash
Bracelet: Nomadist
Purse: Balenciaga
Shades: Celine

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , , ,

Octubre 28th, 2017 by admin
Ya tenía ganas de sacar un post con este vestido, pues estáis más que hart@s de verlo por Instagram, pero nunca lo había sacado en el blog! Y quería aprovechar el momento para contaros que ayer descubrí un salón de belleza vegano y ecológico en Madrid, La Beauté de l´Ame, que me ha dejado impresionada. Os cuento porqué. Durante el embarazo, hay productos que no te dejan usar, sobre todo alguno de los componentes de los esmaltes de uñas, pues son tóxicos e incluso pueden llegarle al bebé. Me ofrecieron probar la mani-pedi con productos ecológicos y estoy encantada, pues puedo llevar las uñas pintadas a diario sin problema de que afecte al embarazo! Pero lo que realmente me gustó probar fue la depilación con hilo. Yo no quería tocarme las cejas porque, aunque nunca las he llevado muy finas, tampoco soy de ceja ancha, y me encanta mantenerlas sin calvas, que ya se sabe que con los años cuesta más que nazca el vello en esas zonas. El caso es que me convencieron, porque dejan tu ancho intacto dando una forma ideal de ceja y limpiando toda la zona de alrededor, no tira, no irrita y dura el doble! Si váis, preguntar por Cecilia, pionera en España en la depilación con hilo… Estoy deseando repetir, aunque por lo visto dura bastante así que quizás ya vuelva tras dar a luz 🙂 Esta, sin duda, es una de mis recomendaciones beauty y algo totalmente nuevo que he descubierto algo tarde, pero mejor que nunca! Se acabó la pinza y la cera!
Dress: Grace & Mila (Leoncé)
Purse: Jimmy Choo
Necklace: Nomadist 

Ir al post original

Posted in Uncategorized Tagged with: , , , ,